Alimentacion

¿Aguacate o tocino? todo lo que tienes que saber sobre las grasas buenas y malas

Aunque hemos aprendido a ver las grasas como algo malo, es importante saber que no todas son tan malas como aparentan. Te contamos lo que debes de saber.

Por Kimberly Aguilera

- 24 de Noviembre de 2021 - 18:17 hs

¿Aguacate o tocino? todo lo que tienes que saber sobre las grasas buenas y malas (Pexels)

A lo largo de los años ha habido una confusión muy grande respecto a la duda de si las grasas son buenas o malas para el cuerpo, y lo cierto es que sí y no dependiendo de qué es lo que se pregunte. Dicho de otra manera, las grasas pueden ser buenas y malas pero no quiere decir que sean exclusivamente buenas o exclusivamente malas. Quédate, te contamos todo lo que tienes que saber sobre las grasas buenas y malas. 

La respuesta a la interrogante mencionada anteriormente, es un punto medio entre ambas cosas. Si bien algunas grasas son buenas para cuidar de la salud (incluso las “malas”) tienen que regularse al igual que las grasas “buenas”. Ambos extremos de la balanza son demasiado peligrosos para la salud, de allí la razón por la cual es tan importante mantener el balance. 

Grasas y por qué las necesitamos 

Algo de lo que no muchas veces somos conscientes es de que las grasas (buenas y malas) son algo que el cuerpo necesita para mantenerse con un buen funcionamiento. Las grasas que consumimos por medio de la dieta son las que nos brindan energía durante el día, sin embargo, cuando consumimos más energía de la que nuestro necesita, ésta comienza a acumularse en depósitos en todo el cuerpo. 

Además de ello, las grasas son necesarias para ayudar al cuerpo a sintetizar algunas vitaminas conocidas como ‘liposolubles’, es decir, vitaminas que se disuelven por medio de la grasa por ejemplo vitaminas A, D, E, y K. Dicho sea de paso, la ingesta de ciertos tipos de grasas encontradas en los alimentos también ayuda a regular el páncreas para controlar la producción de hormonas. 

Lee también: Tipos de grasas en los alimentos y qué beneficios aportan a nuestro cuerpo

Otra de las razones por las que el cuerpo necesita tener cierto porcentaje de grasa, es para proteger y aislar los órganos importantes del cuerpo. Algunas zonas del cuerpo como el abdomen o los glúteos, por ejemplo, contienen una mayor cantidad de grasa para poder proteger el cuerpo. De cierta manera, la grasa tiene el propósito de actuar como un “colchón” protector. 

Tipos de grasas y a cuál darle prioridad 

Todo lo que tienes que saber sobre grasas buenas y malas (Unsplash)

Ahora bien, entendemos que las grasas son necesarias en el cuerpo, pero ¿A qué tipo de grasas son a las que tenemos que prestarles atención y a cuáles no? Bueno, también te lo contamos. El grupo de las grasas se divide en 3 grandes grupos: las grasas saturadas (conocidas como malas), las grasas insaturadas y el omega (ambas catalogadas como grasas buenas). 

Lee también: Alimentos ricos en grasas saludables que no deben faltar en tu dieta

Las grasas saturadas las podemos encontrar en todo tipo de alimentos de origen animal como la carne, los lácteos, el aceite de palma o el aceite de coco. Las grasas insaturadas son mayormente de origen vegetal y las podemos encontrar en el aceite de girasol, el aguacate y algunos pescados como el salmón. El omega 3 y 6, por su parte, se hallan en los frutos secos, pescados y algunas grasas vegetales. 

Para tener una buena salud es importante concentrarse en los dos últimos grupos de alimentos, pero nunca olvidar incluir el primer grupo también. Del tipo de grasas que debes alejarte por completo, es aquella que se encuentra en alimentos procesados como pasteles, comida fritas, chatarra y etc. Las grasas “trans” (nombre con el que se les denomina) son las principales causantes de enfermedades cardiacas y la razón de que se piense que las grasas son malas cuando en realidad son necesarias. 

 

Y tú, ¿Conocías esta información?

0%
No 0%
Síguenos en

Kimberly Aguilera

Soy una fiel creyente de que no hay nada más poderoso que las palabras. Todo gira alrededor de ellas y cómo se usan. Es por eso que decidí convertirme en comunicóloga y, la maravillosa Universidad Autónoma de Baja California me dio la oportunidad. Amo entender cómo funciona la comunicación y cómo es que somos capaces de construir y destruir sociedades con tan solo palabras. Escribir se volvió parte de mi vida desde que tengo memoria, pues mis más grandes secretos, sueños e ilusiones comenzaron estando en papel; espero tener la oportunidad de seguirlos escribiendo por mucho más tiempo. Estoy orgullosa de mi trabajo y de quién soy, de los que me acompañan en el camino y de tener la oportunidad de estar viva y hacer lo que más amo.

Ver más

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo sobre salud mental, alimentación, yoga, relax y más.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Alimentacion