Crianza

En Navidad no me acompañará un amor, pero estará mamá y eso es una bendición 

Despedirse de un amor es doloroso, pero no sabes lo afortunado que eres si esta Navidad aún la puedes pasar al lado de mamá. 

Por Karen Villaseñor

- 25 de Noviembre de 2021 - 10:17 hs

En Navidad no me acompañará un amor pero estará mamá y eso es una bendición  (Foto Pixabay)

Un año duro, en el que aprendí que la vida te puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos. Fue complicado dejar ir las manías, los miedos, las tristezas e incluso gente querida. Un año en el que las altas y bajas no se hicieron esperar. Sin embargo, aquí estamos, luchando para seguir adelante y con la Navidad en puerta. No, no me acompañará un amor, pero estará mamá y eso es una bendición. 

A veces, sólo necesitas dejar de quejarte y analizar todo lo que tienes. La vida es complicada, no te avisa cuando te va a romper, pero tiene momentos muy bonitos, de esos que te limpian el alma y te recuerdan que siempre puedes. Este año entendí que cerrar ciclos es necesario para seguir avanzando. No sólo con personas, también con lugares, trabajos, todo. 

Hay quienes pueden sentirse desdichados porque no tendrán un amor de pareja en estas fiestas, sin darse cuenta lo afortunado que son. No sabes cuánta gente daría lo que fuera por estar en tu lugar, por recibir una llamada de su madre en Navidad. Por verla ahí, volverse niña de nuevo junto a las luces en la ventana. 

La bendición de una Navidad con mamá 

La bendición de tener a mamá en Navidad es mucho más importante que echar de menos a un amor que no se dio. Ya vendrán nuevos amores, pero la ausencia de mamá no podrás llenarla con nada. Si la tienes aprovecha para decirle lo mucho que la amas, aunque te cueste trabajo, no te quedes con las ganas. 

Leer también: Consejos para que las luces de tu arbolito no te amarguen la Navidad 

Mamá es más importante que el montón de regalos bajo el árbol, que la cena o los adornos. Mamá tiene el don de iluminar cada rincón de la casa, y ahí es cuando entiendes que todo pasa para algo. Quizá no es tu tiempo, ahora tienes que enfocarte en ti, en tu familia, en la gente que te ama. Hay muchísimo más amor a tu alrededor de lo que imaginas. 

No dependas de nadie 

En Navidad no me acompañará un amor pero estará mamá y eso es una bendición- Foto Pixabay 

Es sólo que nos encasillamos, nos hundimos por alguien y al final no vale la pena. No es justo que le des el poder a una persona de controlar tus emociones. No dependas de nadie emocionalmente, porque es como firmar tu propio calvario. Confía, de verdad confía, porque la vida no se equivoca y después de un corazón roto viene algo mejor. 

Leer también: Adornos que no pueden faltar en tu árbol de Navidad 

En Navidad no me acompañará un amor, pero sí mi amor. El propio, el que tenía olvidado desde hace tiempo, el que se fue fragmentando experiencia tras experiencia. Ahora, sólo quiere priorizarme, estar bien, cuidar mi salud mental, física y emocional. No tengo prisa, porque al final  cada pieza termina en su lugar. 

Ojalá la vida le permita tener muchas más Navidades al lado de mi madre. Y si tú eres de los que ya no tienen esa oportunidad, recuerda que ella seguirá en tu corazón pase lo que pase. Búscala, está en los aromas, los sabores, el cantar de las aves, lo radiante del cielo y en las flores que tanto le gustaban. La mejor manera de honrar su memoria es sonriendo, aunque duela el alma. 

Y tú, ¿tienes esa bendición?

0%
No 0%
Síguenos en

Karen Villaseñor

Comunicóloga, amante de la fotografía, periodista y madre. Disfruto ponerme en el lugar del lector. Es encantador transmitir un mensaje que haga un cambio en la vida de todos aquellos que dan un click en el artículo.

Ver más

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo sobre salud mental, alimentación, yoga, relax y más.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Crianza