Crianza

Formas en las que una madre debe ser “mala” por el bienestar de sus hijos

Aunque a las madres muchas veces nos toque hacer de villanas del cuento, son sacrificios que estemos dispuestas a hacer por el bien de los que más amamos. 

Por Kimberly Aguilera

-
Formas en las que una madre debe ser “mala” por el bienestar de sus hijos

Formas en las que una madre debe ser “mala” por el bienestar de sus hijos (Pixabay)

Las madres nos vemos obligadas muchas veces a decir que ‘no’ por el bienestar de los hijos, aunque eso implique que haya llanto y algunas cuantas pataletas, el punto es que nos tenemos que mantener firmes por su seguridad. Estas son algunas de las formas en las que una madre debe ser “mala” para el bienestar de sus hijos. Sabemos que cuando sean grandes lo entenderán. 

Obligarlos a comer vegetales por su salud, no darles todo, enseñarles valores e imponer unas cuantas reglas en el hogar, son algunas de las formas en la que la madre se convierte en la villana del hogar al no permitir que los hijos tengan total libertad en la crianza. Esto lejos de ser algo malo (cómo es que lo ven los niños) es algo que les beneficiará en el futuro.

Ser la mala del cuento 

La experiencia durante la maternidad se gana con el tiempo, pero también hay cosas por las que de pronto comienzas a preocuparte y antes no. Algunas de ellas tienen que ver por ejemplo con el futuro de tus hijos, la clase de personas que serán en la sociedad o la forma en que serán percibidos por el mundo. Todo esto orilla a tomar decisiones difíciles de entender para los niños pero que serán buenas para su futuro. 

5. No permitir los dulces

En cuanto a los dulces en realidad no hay una regla establecida, pues algunas madres son más permisivas que otros en cuanto a sus reglas. Lo que todo esto tiene en común, es la molestia de los hijos al impedir que llenen su barriga con caramelos que no benefician su salud sino todo lo contrario. Quitarle un dulce automáticamente te convierte en una mala madre ante los ojos de tu retoño. 

Lee también: Hábitos efectivos para brindar una crianza positiva a los hijos

4. Darles horario para dormir 

Establecer horarios es imprevisible para la rutina de los niños, sobre todo cuando estos aún son muy pequeños. Una madre tiene que volverse la mala para poder hacer que los pequeños se apeguen a los horarios, pues de otro modo simplemente no dormirían jamás. Si, puede ser que mandarlos a dormir no sea mucho de su agrado, pero lo hacemos por el bien de su salud y por nuestra tranquilidad. 

3. Hacerlos cooperar en el hogar 

Formas en las que una madre debe ser “mala” por el bien de los hijos (Pixabay)

De cierta edad en adelante los niños deben aprender a contribuir con los quehaceres del hogar, y no nos referimos a las tareas pesadas. Cuando son pequeños asignarles pequeñas tareas como colocar los juguetes en su lugar, llevar la ropa sucia al cesto o levantar su plato de la mesa, son responsabilidades que pueden desempeñar muy bien y que les ayuda a ser más responsables. 

Lee también: Si amas a tu hijo no debes darle todo en esta vida, la psicología nos explica por qué

2. No darles todo 

Los psicólogos recomiendan que para que la crianza de un hijo sea más significativa no debemos darle todo en la vida, sobre todo cuando no han hecho ningún esfuerzo por ganárselo. Esto se vuelve una constante lucha entre las madres y los hijos, pues nos convierte en las madres malas que no complacen a sus hijos, pero sinceramente es algo que muchas estamos dispuestas a soportar por su bien. 

1. Cuidar sus modales 

Una madre que llama la atención de un niño es una “mala” mamá de la que hay que tener cuidado, visto desde los ojos de un niño. Sin embargo muchas de nosotras sabemos que esto no es para nada un acto de maldad dirigido a ellos, sino un acto de amor duro en el que corregirnos se vuelve nuestra tarea central para que crezcan como personas de bien. Aunque claramente eso nos convierte en las peores madres del mundo. 

 

Y tú, ¿También te has tenido que convertir en una "mala" madre?

0%
No 0%
Síguenos en

Kimberly Aguilera

Soy una fiel creyente de que no hay nada más poderoso que las palabras. Todo gira alrededor de ellas y cómo se usan. Es por eso que decidí convertirme en comunicóloga y, la maravillosa Universidad Autónoma de Baja California me dio la oportunidad. Amo entender cómo funciona la comunicación y cómo es que somos capaces de construir y destruir sociedades con tan solo palabras. Escribir se volvió parte de mi vida desde que tengo memoria, pues mis más grandes secretos, sueños e ilusiones comenzaron estando en papel; espero tener la oportunidad de seguirlos escribiendo por mucho más tiempo. Estoy orgullosa de mi trabajo y de quién soy, de los que me acompañan en el camino y de tener la oportunidad de estar viva y hacer lo que más amo.

Ver más

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo sobre salud mental, alimentación, yoga, relax y más.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Crianza