Crianza

Mi madre me enseñó todo lo que necesito saber de la vida, menos a estar sin ella

Muchos somos los que somos gracias a nuestras madres, y no hay forma de agradecerles todo lo que han hecho por nosotros. Esto es para decirle: Te amo, mamá.

Por Kimberly Aguilera

-
Mi madre me enseñó todo lo que necesito saber de la vida, menos a estar sin ella

Mi madre me enseñó todo lo que necesito saber de la vida, menos a estar sin ella (Pixabay)

Mi madre me enseñó todo lo que necesito saber de la vida, menos a estar sin ella. Me enseñó de la vida, de la tragedia, desgracia, felicidad y del amor, pero nunca me dijo que hacer cuando ella no estuviera conmigo. No me mostró que debía hacer cuando necesitara un consejo de ella, ni qué hacer con las incontrolables ganas de querer darle un abrazo. 

Ella no me enseñó a estar sin ella, pero me dió el ejemplo de lo que una mujer fuerte, independiente e inteligente puede lograr cuando se propone. Sé que ella no me dijo que hacer con su ausencia, pero sé que daré todo de mi por describirlo porque ella lo dió todo por mi. Madre solo tendremos una y debemos aprender a valorarla tanto como nos sea posible. 

Mi madre me enseñó 

Puedo recordar claramente los brazos de mi madre rodeándome y diciéndome lo mucho que me amaba. Pues antes de que su presencia partiera de este mundo, ella me enseñó mil y un cosas que no terminé de agradecer. Ni toda la vida, ni cien vidas más, serán suficientes para poder expresarle el amor y agradecimiento que le tengo por haberme convertido en la mujer que soy. 

Mi madre me enseñó a ver la vida siempre con buenos ojos y que las cosas hechas con el corazón, siempre valdrá la pena. Me enseñó que el dinero no le da la felicidad a las personas y que siempre es bueno luchar por las causas justas. Me mostró que en esta vida sobreviven los valientes y que arriesgar no vale la pena si no estás dispuesto a perder. 

Lee también: Cuando tienes una madre fuerte e independiente, aprendes a ser una mujer fuerte e independiente

Ella me enseñó a dar lo mejor de mí por las persona que amo, a tener los pantalones bien puestos y amarme por sobre todas las cosas. Ella me dió el mejor ejemplo que puede tener, pues fue todo lo que una madre se supone que tiene que ser y más. Valiente, hermosa, inteligente, amorosa y por supuesto llena de vida. Tuve la mejor madre y maestra del mundo, no me cansaré de decirlo. 

Como mamá no hay dos 

Mi madre me enseñó todo, menos a estar sin ella (Pixabay)

Muchas personas creemos saber lo que es el amor, pero nada de eso se compara con el amor que una madre tiene por su hijo. Las madres son valientes guerreras de la vida, que lo dan todo por sus crías. Gracias a ellas es que podemos ver el mundo y enfrentarnos a él. Gracias a ellas es que existimos y podemos gritarle al mundo: ¡Te amo, mamá! Aunque ya no puedas estar conmigo, te sigo amando. 

Lee también: Madre sólo hay una y esta compró un puente para que su hijo vaya a la escuela

Como mi madre no habrá 2, y aunque sé que todos pesamos de la misma manera, sé que no me equivoco al decir que tuve la mejor madre que me pudo tocar. Ella fue fuerte, intrépida, amorosa y muy inteligente para salir adelante. Mi mamá me enseñó a pensar antes de hablar, a tener modales al comer, a ser amorosa con las personas que quiero, me enseñó todo menos a saber qué hacer sin ella. 

Cuando mi madre partió de este mundo, conmigo se quedó un vacío que con nada podrá ser llenado. Sin embargo, sé que podré vivir con eso porque ella me enseñó a hacerlo. Me enseñó a ser valiente, a tener dignidad y a ser buena con todas las personas, sin importar nada. Lo único que no me dijo, es qué hacer con su ausencia; pero gracias a las valiosas lecciones que me dejó, podré descubrirlo en el camino. 

Y tú, ¿Ya le dijiste a tu mamá cuanto la amas?

0%
No 0%
Síguenos en

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo sobre salud mental, alimentación, yoga, relax y más.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Crianza