Mente

Cinco traumas de tu infancia que debes sanar o no te dejarán ser feliz 

¿Quieres ser feliz pero algo no te deja avanzar? Tal vez son tus traumas de la infancia que te persiguen hasta que los sueltes. 

Por Karen Villaseñor

- 18/10/2020 02:01

Cinco traumas de tu infancia que debes sanar o no te dejarán ser feliz - null (Foto Pexels)

La infancia deja cicatrices, vacíos que nos acompañan día con día, son una sombra que se queda ahí quieta y no te deja avanzar. Por ello, hoy te hablaremos de cinco traumas de tu infancia que debes sanar o no te dejarán ser feliz. Sanar es sinónimo de perdonar, de seguir, porque no ganas nada con encontrar culpables. 

Lo cierto es que nadie te enseña a ser padre, también son hijos con heridas que a lo mejor no han sanado, empieza por ser empático, por ponerte en el lugar de tus padres y entender que hicieron lo mejor que pudieron, ya no puedes cambiar eso, pero sí puedes hacer algo por ti, por tu estabilidad emocional y seguir. 

Traumas de infancia 

Es posible que tus traumas de la infancia sean la razón de tu inestabilidad en las relaciones, de sentirte triste, depresivo o ansioso de la nada, te estás hundiendo una y otra vez, porque tal vez es tiempo de enfrentarlos y sanar, de liberarte y entender el para qué de lo que te sucede, veamos: 

5.- Ausencia emocional 

Si tuviste padres que no estuvieron presentes emocionalmente, no te enseñaron lo que es un abrazo, frases de aliento o simplemente no te demostraron su amor, es posible que te quedes en relaciones poco recíprocas, inestables y que sólo fingen ser perfectas ante el resto del mundo. 

4.- Responsabilidades inapropiadas 

Tal vez creciste al lado de padres enfermos, necesitados de tus cuidados y tuviste que actuar como un adulto, se invirtieron los papeles y de pronto tenías responsabilidades excesivas, te exigían demasiado y aunque lo dabas todo nunca era suficiente, eso acabó con tu seguridad y confianza. 

3.-  Te abandonaron 

Es probable que hayas vivido con tus padres, pero nunca estaban o que ellos se separaron y de alguna manera buscabas llamar la atención de los dos, porque en realidad nunca pasaron tiempo de calidad contigo. No te permitieron crear ese lazo emocional y tampoco te guiaron, tuviste que descubrir todo por ti mismo. 

2.- Demasiado control 

Cinco traumas de tu infancia que debes sanar o no te dejarán ser feliz- Foto Pexels 

 Sin duda, hay una línea muy delgada entre criar y controlar, no te permitieron sentir, las emociones no fueron parte de tu crianza, tenías que levantarte y seguir, no llorar, tenías que superarlo todo y nunca te preguntaron por tu estado de ánimo. Tus padres te exigieron buenas calificaciones pero no les interesaba involucrarse contigo, les tenías miedo, hasta la fecha eso no ha cambiado. 

1.- Te insultaron 

Tus padres aprovechaban cualquier mínimo error para destacar tus defectos, para criticarte e insultarte, ni de broma podías poner a prueba sus mandamientos. Entre más humillación y burla, mejor para ellos. Tu sensibilidad fue algo que tuviste que esconder mientras nadie te veía.

Y bien ¿Te sucedió?

0%
No 0%

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo sobre salud mental, alimentación, yoga, relax y más.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Mente