Mente

De la terapia aprendí que aunque el proceso es lento, los cambios comienzan desde el día uno

Como muchos, pertenezco a ese porcentaje de la población que aunque se rehusaban a ir terapia, hoy agradecen  con el alma haber dado ese paso para mejorar

Por Kimberly Aguilera

- 05 de Agosto de 2022 - 19:07 hs
De la terapia aprendí que aunque el proceso es lento, los cambios comienzan desde el día uno

De la terapia aprendí que aunque el proceso es lento, los cambios comienzan desde el día uno (Pexels)

Confieso que yo también he sido parte de ese grupo de personas que rechazaba ir a terapia, aún entendiendo sus beneficios. Era del tipo de personas que dejaba las cosas para después, porque, tiempo hay de sobra, ¿No? No me di cuenta de lo equivocada que estaba hasta que di ese paso. De la terapia aprendí que aunque el proceso es lento, los cambios comienzan desde el día uno

Las historias de personas que decían haber pasado uno, cinco, diez o hasta toda su vida en terapia, me perturban porque pensaban que las mejoras que te prometen al trabajar tus emociones tardaban demasiado en llegar. No fue hasta que me tocó vivirlo en carne propia que me di cuenta de que aunque sí, el proceso es lento, desde el minuto cero comienzas a ver la diferencia.

Toma tiempo, pero funciona

Tomar terapia es algo que requiere de todo tu tiempo y toda tu paciencia, algo que merece la pena por las grandes diferencias que hace en tu vida. Requiere determinación, motivación, y desde luego, mucha ganas de querer mejorar a pesar de las dificultades; pero todo ello al final termina brindándote incontables recompensas (para mis sorpresa) más temprano que tarde. 

Primero creía que quien duraba demasiado en terapia era porque estaba siendo estafado o fingía cosas para tener alguien con quien hablar; despues entendi que de debe a historias no resueltas que tenemos del pasado, y como todo el tiempo nos pasan cosas, el ciclo se vuelve eterno y completamente necesario. Los adultos rotos no siempre fueron así, primero fueron niños heridos. 

Lee tambiénRecordatorios que toda persona debe hacerse para no terminar en terapia por culpa de la familia

Cuando cambié mi forma de pensar noté que las cosas eran tan diferentes a como sucedía en mi imaginación. Lo primero que noté es que comienzas a sentir una gran diferencia desde el primer día que vas a terapia, pues experimentas un nivel de empatía y entendiendo lo que pocas veces en tu vida logras. Te hace sentir realmente valioso y escuchado. 

Mejor cambios lentos que dolor perpetuo

Aprendí que aunque el proceso es lento los cambios no lo son (Pexels)

Pocas semanas después de haber estado en secciones vi mi primer gran avance, ese que me hizo sentir con un super poder que nunca antes había sentido: tenía el control de mi vida y nadie más. Al mes vi una comparación de antes y después que me gustó, una que me hizo ver que avanzaba  que mantenerme con ritmo era lo mejor que podía hacer por mi misma. 

Lee tambiénFrases que escuchas en terapia y que te cambian por completo la perspectiva de la vida

Las siguientes menas estuvieron llenas de altas y bajas, algunas más largas que otras y después de tantos meses lo entendí. Sí, el proceso de la terapia es algo lento porque las emociones no son un auto que necesita que le cambien las piezas y listo, son algo que necesita mucho cuidado, paciencia, acciones y más, tal como un huerto. Entonces me di cuenta de que todo mi pensamiento estuvo mal.

Sanar duele, cansa y es tardado, pero comienzan a ver los cambios desde el momento en el que pisas el consultorio y allí es donde verdaderamente radica el poder de la terapia. Son esos pequeños cambios y esos pequeños momentos de victoria los que van formando los escalones para subir y salir del problema. Poco a poco tu salud mental se va dando cuenta. 

 
Click para cargar encuesta
 
Síguenos en

Kimberly Aguilera

Soy una fiel creyente de que no hay nada más poderoso que las palabras. Todo gira alrededor de ellas y cómo se usan. Es por eso que decidí convertirme en comunicóloga y, la maravillosa Universidad Autónoma de Baja California me dio la oportunidad. Amo entender cómo funciona la comunicación y cómo es que somos capaces de construir y destruir sociedades con tan solo palabras. Escribir se volvió parte de mi vida desde que tengo memoria, pues mis más grandes secretos, sueños e ilusiones comenzaron estando en papel; espero tener la oportunidad de seguirlos escribiendo por mucho más tiempo. Estoy orgullosa de mi trabajo y de quién soy, de los que me acompañan en el camino y de tener la oportunidad de estar viva y hacer lo que más amo.

Ver más

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo sobre salud mental, alimentación, yoga, relax y más.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Mente

Síguenos