Mente

En la vida, hay que estar presentes con el corazón

Si eres una persona que suele estar ausente en todos los sentidos, cuidado puede que dejes de ser indispensable.

Por Leonora Lagarda

- 13 de Diciembre de 2020 - 14:40 hs

En la vida, hay que estar presentes con el corazón (Unsplash)

La importancia de estar presente en la vida de las personas que son de tu interés se tiene que seguir trabajando toda tu vida, no des por hecho que por ser tu pareja, tu hijo o tu mejor amigo de toda la vida estás excluido a demostrar interés. Si eres de esas personas que no están en todos sus sentidos tienes que saber que en la vida, hay que estar presentes con el corazón.

El estar ausentes no solo se refiere de manera física, muchas veces la ausencia que nos parece más dolorosa es la que a pesar de tener a la persona a nuestro lado, está no le interesa el hecho de estar con nosotros. Esto causa incluso que te sientas aún más solo que de costumbre. 

Estar presente no siempre es físico

El dejar de prestar atención a lo que te rodea puede ser parte de dejar de estar presente. El tener la cabeza en otra parte cuando esta te está contando lo bien o mal que le fue en el trabajo o cuando te está intentando expresar un sentimiento, son cosas que destruyen el alma de quien lo vive. 

Las actitudes con indiferencia para las personas que viven a nuestro alrededor pueden causar mucho daño. No es bueno ni para la persona que lo vive ni para la que lo hace, aunque muchas veces uno no sé de cuenta de que lo hace. Hay personas que no saben amar y eso puede destruir a alguien.

Existen muchos tipos de ausencias, desde las personas que viven la vida por vivirla sin ninguna motivación ni razón que les interese hasta la persona que estaba en una relación y de un día para otro dejó de interesarle lo que sucediera como si se desconectara el botón del amor

En la vida, hay que estar presente con el corazón. Foto Unsplash.

En la vida, las personas pasan y las conexiones que tenemos con la gente van desapareciendo debido que muchas veces existe una falta de interés por seguirlas tratando. Nosotros cambiamos y las personas también, muchas veces la compatibilidad de uno con el otro ya no es la misma. 

Estos procesos son normales, son etapas de la vida que dejamos atrás y que muchas veces era necesario que fuera así, ya que aprendimos de ellas y crecimos como personas. Las ausencias más dolorosas suelen ser con quien tenemos un vínculo especial o se supone que eso parecía ser. 

La madre o el padre ausente

Cuando ocurre este fenómeno los niños pueden llegar a sufrir mucho ya que sienten a ese padre ausente como distante e inalcanzable. Esto puede causar que le tenga miedo o que se sienta triste cuando escuche como es la relación que tienen otros niños de su edad. 

Existen padres y madres que abogan por no tener compasión ni empatía con sus hijos, ya que para ellos están pequeños y piensan que si no es a la mala o poniendo límites estos no aprenderán sobre la vida. El tener que esconder sus sentimientos porque tienen miedo de expresarlos a la larga puede ser un problema que se les dificulte superar. 

Los padres que no son muy afectuosos también pueden provocar que el hijo sienta resentimiento. Existen muchos padres que no saben como tratar a un niño y no se informan antes de decidir tenerlo. Esto hace que los chicos no sientan un vínculo y no exista ningún tipo de cariño entre ellos.

La pareja ausente

Cuando es la pareja la que sentimos como ausente muchas veces no se refiere a lo físico sino al interés mutuo por la relación. El hecho de escuchar a tu pareja y que exista esa preocupación mutua por sus pensamientos y sentimientos es lo que hace que se mantenga viva una relación. 

Cuando la pareja se ausenta puede que existan otros intereses en su mente que no concuerdan o no se acomodan a ti. En una relación la pareja no es la que decide ausentarse conscientemente sino que solamente sucede y por miedo a estar solo o no querer dejar la relación no se menciona nada y se quedan siguiendo una rutina. 

Es importante aprender a estar presente en la vida de las personas que amamos, no basta con llevarlos a ver una película el sábado o comprarle cosas materiales. Estar va más allá de eso, es que realmente te importe la otra persona. Vive la vida como si fuera el ultimo día y ama lo que tienes enfrente porque nunca sabes cuanto va a durar esa felicidad.

Y tú ¿Has vivido ausencia de un ser querido?

0%
No 0%
Síguenos en

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo sobre salud mental, alimentación, yoga, relax y más.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Mente