Mente

La envidia, una emoción tan humana como aquellos que la sienten

No hay cosa más humana que las emociones, y una de ellas que resulta ser muy característica aunque es de la que pocos hablan, es la de la envidia.

Por Esmeralda Villagómez

- 14 de Septiembre de 2021 - 23:30 hs

Curiosidades de la envidia, un sentimiento muy humano (Pixabay)

Son muchas las cosas que envuelven esta emoción tan “secreta” tan silenciosa que pocos son los que resultan capaces de manifestarla sin hacer sentir mal a nadie. La envida es una emoción tan humana como aquellos que la sienten, no es parte de los animales ya que ellos en lugar de envidiar, se ponen del lado de los mas fuertes. 

Si somos realistas, son muchas las atrocidades que se han cometido por envidia, porque es una emoción que todos hemos llegado a sentir alguna vez, pero rara veces se confiesa debido a que socialmente no es una emoción con buena fama. Pero es algo normal, que suele disfrazarse entre las actitudes.

Aunque se trate de un sentir universal, algunas circunstancias se pueden identificar como potencialmente generadoras. Así, todo entorno en el que haya jerarquías y competencia así como desigualdades, potencia el nacimiento de la envidia. Así mismo, los contextos solidarios son inmunizadores.

Entre más cercano más envidia

Algo que resulta verdaderamente curioso sobre la envidia, es que suele ser más intensa entre los “amigos”, familiares y compañeros cercanos. Aunque los enemigos nos odian y desean nuestro mal, a veces nos envidian y otras no. Pero con las personas que somos cercanos la cosa es realmente diferente.

Leer también: Ver con los ojos de la empatía te da otra perspectiva de la vida

Porque quien está cerca de uno, resulta ser testigo directo y habitual de los logros del otro. Así mismo, lo habitual es que se encuentre inmerso en la misma jerarquía y termine compitiendo por los mismos privilegios y reconocimientos. Dándose entonces las condiciones para que la envidia progrese.

Qué lo define

Curiosidades de la envidia, un sentimiento muy humano - Foto Pixabay

Lo que realmente define al envidioso es el deseo de que a la persona que envidian le vaya mal. Porque no le molesta en sí lo que tiene, sino que disfrute de ello. Así mismo, el que obtenga reconocimiento por lo que hace o posee, sobre todo si proviene de alguna figura de autoridad.

Leer también: Un cariño sincero te lo da una amiga que es cruel contigo

Investigaciones

Una investigación dirigida por el doctor Hidehiko Tahahashi encontró que en general, la envidia genera sufrimiento. Sin embargo, también involucra momentos de bienestar y felicidad. Pueden sucederse cuando a la persona envidiada le va mal y, especialmente, cuando pierde aquello que la hace objeto de envidia.

Porque lo que este estudio encontró es que esa satisfacción por el mal ajeno es capaz de incrementar los niveles de oxitocina y dopamina, hormonas asociada a la felicidad. Por otro lado, sentir envidia puede hacer que se lleven a cabo diversos procesos neurológicos que pueden o no comprometer la salud mental.

Siendo sincera, ¿sueles sentir envidia con frecuencia?

Si 0%
No 0%
Síguenos en

En esta nota

Esmeralda Villagómez

Soy una persona a la que le gusta poner su capacidad de asombro en práctica pues siempre hay algo nuevo qué conocer. Me agrada pensar que con lo que escribo, transmito al lector un poco de mi asombro por la vida. El destino que forjé me llevó a ser Licenciada en Ciencias de la Comunicación y en el trayecto he ido convirtiendo a las palabras en mis amigas así como a la escritura en mi más fiel confidente. Nacida en el arte, amante de la cultura mexicana, de los idiomas, de lo bello, de los animales, apasionada por conocer más del mundo y con ansias de descubrir qué sucederá el día de mañana.

Ver más

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo sobre salud mental, alimentación, yoga, relax y más.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Mente