Mente

Por qué la naturaleza nos ayuda a liberar el estrés

Cuando alguien está estresado, comúnmente se le recomienda dejar toda molestia atrás, acercarse a la naturaleza y convivir con ella, ¿pero, por qué?

Por Esmeralda Villagómez

- 02 de Enero de 2021 - 20:47 hs

Por qué la naturaleza nos ayuda a liberar el estrés (Unsplash)

Cada vez se pone más de moda estar rodeado de naturaleza, las caminatas por los parques, el senderismo y demás actividades que nos separan de la vida en la gran ciudad. Pero ¿por qué lo hacemos? ¿qué nos hace desear pasar un momento al aire libre? ¿por qué la naturaleza nos ayuda a liberar el estrés? Hoy te contamos.

Uno de los principales factores de estrés es el ambiente, el exceso de ruido, los lugares concurridos o la falta de tiempo libre, todos estos son factores clave que nos impiden relajarnos, cronificando el estrés. Piensalo un poco, la naturaleza, las playas, parques y bosques son señal de tranquilidad.

La relación con la naturaleza

Nuestra relación con el ambiente es realmente compleja. Existen miles de factores se relacionan entre sí y con nosotros. El modelo de vida moderno ha evolucionado tanto en los últimos siglos que se le ha puesto verdaderamente complicado a la biología relacionarse con lo que nos afecta.

Factores como el ambiente de trabajo, la contaminación o las prisas pueden entrar en conflicto con los ritmos naturales del cuerpo y ahí es donde la naturaleza entra en acción: para cada uno de ellos tiene una solución que te explicamos a continuación.

Leer también: Qué significa que te digan 'me estresas'

3. Necesitamos de la soledad

El ser humano es una especie que necesita la compañía de otros para un bienestar emocional. Sin embargo, evolutivamente estamos acostumbrados a vivir en grupos pequeños y eso hace que las grandes multitudes nos puedan estresar. Es por eso que estar en un ambiente natural favorece la paz mental y la introspección.

2. Escuchar el silencio

Por qué la naturaleza nos ayuda a liberar el estrés - Foto Unsplash

El ruido ambiental en una ciudad es constante, por ello es que nuestro estrés no se reduce. El vecino que hace ruido a todas horas, el tráfico incesante; nunca hay un momento de descanso. De hecho, la habituación a estos sonidos se hace tan normal a efectos de la consciencia que nos sorprende cuando desaparece.

Una investigación publicada en el National Library of Medicine, comparó a 2 grupos que rendían en una tarea después de un estímulo estresante. Uno escuchaba ruido ambiental de la ciudad y otro sonidos de la naturaleza. El grupo que escuchaba ruido de la ciudad lo hizo notoriamente peor, por lo que se concluyó que los sonidos de la naturaleza ayudan a reducir la actividad del sistema nervioso simpático.

1. Contaminación

Hablar de contaminación de una gran ciudad, no es solo referirse a la polución. Además de ser un factor para la aparición de trastornos de estrés y ansiedad, la contaminación lumínica no se queda atrás. Esto tiene efecto en el organismo, alterando los ritmos circadianos que normalmente se guían por la luz del sol.

A ti, ¿te gusta liberar el estrés en la naturaleza?

Si 0%
No 0%
Síguenos en

Esmeralda Villagómez

Soy una persona a la que le gusta poner su capacidad de asombro en práctica pues siempre hay algo nuevo qué conocer. Me agrada pensar que con lo que escribo, transmito al lector un poco de mi asombro por la vida. El destino que forjé me llevó a ser Licenciada en Ciencias de la Comunicación y en el trayecto he ido convirtiendo a las palabras en mis amigas así como a la escritura en mi más fiel confidente. Nacida en el arte, amante de la cultura mexicana, de los idiomas, de lo bello, de los animales, apasionada por conocer más del mundo y con ansias de descubrir qué sucederá el día de mañana.

Ver más

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo sobre salud mental, alimentación, yoga, relax y más.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Mente