Relaciones

A la mujer que con lágrimas por fin se liberó de un hombre infiel 

Los infieles tienen el don de cambiar tu vida en un segundo, aunque pienses que es para mal, en el fondo de esa experiencia se esconde el cambio que la vida te pedía a gritos. 

Por Karen Villaseñor

-

A la mujer que con lágrimas por fin se liberó de un hombre infiel  (Foto Pexels)

Dejar a un infiel, ojalá fuera tan fácil como en las películas, esas escenas que te atrapan por la determinación femenina, una mujer que aún con dolor en alma decide ponerle punto final a una relación. Sin embargo, no es simple, implica repetirlo una y otra vez. Por eso hoy quiero dedicar estas palabras a la mujer que con lágrimas por fin se liberó de un hombre. 

Sí, vivir una infidelidad te cambia la vida, es como si te rasgaran en lo más profundo, en tus sueños, tu autoestima y tu dignidad. Lo malo es que aún con ese dolor en el pecho, la angustia y las ganas de que todo termine, no es fácil soltar. Porque de la noche a la mañana tienes que entender que la persona en la que confiabas tanto te provocó uno de los peores dolores. 

La mujer que dejó a un infiel 

Y es que por el lado que lo veas, la infidelidad marca un antes y un después en tus días, es aterradora, te hace llorar hasta que sientes que la cabeza te va estallar. Pero, créeme vas a estar bien, te va a costar asimilar que ya no está o que está con alguien más, pero lo vas a lograr. Son muchas las que hemos creído que ya no íbamos a poder y salimos de algo así. 

A veces la infidelidad es una pausa necesaria, como un aviso, para darnos cuenta si estamos con quien queremos y en donde queremos. Es una señal de que es momento de levantarse, un grito desesperado de cambio, de que te tomes el tiempo de observar como con el paso del tiempo olvidaste lo más importante, tú…

Leer también: Un día el amor simplemente se esfumó de mi relación de pareja

Dejar a un infiel es de las pruebas más desgastantes a nivel emocional, mental y físico. De pronto tienes que tomar fuerza de quién sabe dónde y levantar esos muros, descubrir que no necesitas de ningún hombre para mantenerte fuerte. Y sí, la soledad te va a pegar duro, porque olvidaste lo que es tener su compañía. 

No temas...

A la mujer que con lágrimas por fin se liberó de un hombre infiel- Foto Pexels 

No temas al dolor, es parte de la vida, aunque quieras es inevitable que sea color de rosa y eso no significa que justifiques la actitud del infiel, eso significa que tienes el valor de asumir tu responsabilidad, no es tu culpa la traición. No obstante, ¿qué harás al respecto?, ¿vas a dejar que eso manipule el sentido de tu vida? 

Leer también: Cómo cuidar un amor a distancia

Una vez que pases el duelo, que llores hasta cansarte, que cantes a todo pulmón, que sientas que la respiración no es suficiente, que se te vayan las ganas de todo y pierdas la esperanza en esto del amor, viene algo mágico. Esa parte de ti que no conocías, tu lado resiliente, tu lado valiente ante cualquier adversidad y la etapa de la sanación. 

Ahí es cuando vas a por fin sentir felicidad, la satisfacción de que todo va a estar bien, de que te quieres más que nunca, de que te aceptas y que aún con tus defectos tienes el derecho de amar y ser amada. Entonces te darás cuenta que dejar a un infiel, fue lo mejor que te pudo haber pasado. Porque no estás para ser las migajas de nadie y pronto te vas a enterar.

Y bien, ¿Conoces algún caso similar?

0%
No 0%

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo sobre salud mental, alimentación, yoga, relax y más.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Relaciones