Relaciones

Entre el enamoramiento y el capricho hay una línea muy delgada

El capricho puede ser muy traicionero y disfrazarse de enamoramiento, pero si te pones lista, lo vas a poder diferenciar justo a tiempo y parar.

Por Paulina Castro

-

Entre el enamoramiento y el capricho hay una línea muy delgada (Pexels)

Cuando una persona te empieza a gustar y el sentimiento es recíproco, te invade una emoción nerviosa que es difícil describir. Hasta sientes “mariposas en el estómago” cada vez que hablan, pero hay que aprender a distinguir que entre el enamoramiento y el capricho, hay una línea muy delgada.

Lo que pasa es que una cosa es sentir atracción, y otra muy diferente es cuando ya te gusta alguien. Esto último involucra un sentimiento de cariño que engloba su ser físico y mental. Cuando recién empieza a despertar este afecto, es cuando podemos llegar a confundirnos, o incluso si se trata del capricho, es difícil de distinguirlo.

“…Enamoramiento…un estado emocional de alegría y felicidad que sentimos cuando nos encontramos fuertemente atraídos por otra persona, a la que idealizamos y le atribuimos toda una serie de cualidades que en la mayoría de los casos magnificamos.”

- El Instituto Europeo de Psicología Positiva (IEPP)

Estás enamorada si…

5. Sonríes cuando está cerca o te habla

Puedes estar recostada en tu cama, comiendo, incluso si no estás del mejor humor, cuando ves su mensaje se te ilumina el rostro. Te cambia el estado de ánimo por completo, ni siquiera tiene que decir algo gracioso; solamente saber de esa persona te alegra el día y pinta una sonrisa en tus labios.

Lee también: Cinco señales para saber si estás enamorada

4. Le piensas muy seguido o todo el tiempo

Es algo inconsciente, incluso hay veces que te sorprendes a ti misma por que no entiendes qué está pasando. Lo único que sabes es que es la última imagen en tu cabeza antes de dormir, y es la primera al despertar. Empiezas a relacionar conversaciones, memes, y cuando pasa algo, es a la primera persona a la que le quieres contar.

3. Te importa su bienestar

Entre el enamoramiento y el capricho hay una línea muy delgada (Foto Pexels)

Más allá de un gusto egoísta en el que solamente prestas atención a tus propias emociones e impulsos, genuinamente te preocupa que esa persona se encuentre bien. Buscas la manera de ayudarle hasta donde puedes y entiendes que su bienestar es mucho más importante que alguna relación que pueda existir contigo.

Lee también: Yo también me enamoré de un infiel y recogí mi dignidad

2. Te inspira deseo

Además de que te encanta su forma de ser, sus pensamientos, sus miedos, alegrías y hasta sus manías, también existe una atracción física. Por lo que constantemente te sorprendes pensando en esa persona de una forma carnal, pero a la vez intensa y emocional.

1. Eres la mejor versión de ti misma

Todos tenemos versiones buenas, malas y diferentes tonalidades de gris. Pero cuando estas con esa persona, tu mejor versión sale sola, ni siquiera te esfuerzas, solo sucede. Eres tú misma, pero esa parte de ti que pocas veces has visto, una que incluso puede que no sabías que tenías. Una versión que te agrada y más porque es recíproco.

¿Has confundido el enamoramiento con un capricho?

Si 0%
No 0%
Síguenos en

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo sobre salud mental, alimentación, yoga, relax y más.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Relaciones