Relaciones

Por qué se nos quita el hambre cuando nos rompen el corazón 

Sin duda, un corazón roto te cambia la vida de la noche a la mañana. Un cúmulo de emociones que te ponen a prueba, pero también la manera en que comes se ve afectada, ¿por qué ?

Por Karen Villaseñor

- 13/01/2021 11:50

Por qué se nos quita el hambre cuando nos rompen el corazón (Foto Pexels)

Lo sé, las rupturas te dan una sacudida a nivel mental, emocional y, desde luego, físico. Pero, ¿alguna vez te has preguntado por qué se nos quita el hambre cuando nos rompen el corazón? Es muy común que en los medios nos muestren a la chica que termina llorando mientras come una enorme rebanada de pastel o nieve. Pero, ¿siempre es así? 

Lo primero que hay que destacar es que una ruptura sentimental es un duelo doloroso, particularmente cuando se da de forma repentina, es sinónimo de experimentar sensación de abandono. No es bueno hacerte la fuerte y reprimir tus emociones, se vale llorar, gritar, enojarse, porque al final de cuentas tus expectativas quedaron en la nada. 

El hambre y un corazón roto 

Es normal que te sientas ansiosa, triste y con un dolor, que crees que no vas a superar. La decepción se vuelve tu mejor acompañante y da igual si recibes mil consejos. De alguna manera crees que no volverás a encontrar a alguien con quien tengas una conexión tan especial, pero no es así. Esos pensamientos te agobian porque estás asustada y lastimada, pero están muy lejos de la realidad. 

Date la oportunidad de vivir el duelo, entender la situación y, sobre todo, aceptar tu responsabilidad en lo que sucedió. Muchas veces si analizas la situación desde antes las señales estaban ahí pero no querías verlas y eso no significa que la otra persona sea mala, ni que tú eres la víctima, las rupturas suceden y claro, que lo último en lo que piensas es en comer. 

Leer también: Señales de que tu relación no está hecha para durar

Pero, ¿qué dice la ciencia sobre este comportamiento? Por su parte, Gert Ter Horst, quien es neurobiólogo, explica que cuando tenemos el corazón roto, no nos dan ganas de comer porque hay un revoloteo de hormonas. Esto quiere decir que va más allá de lo emocional, realmente tu cuerpo experimenta latidos acelerados y los niveles de adrenalina y cortisol se disparan. 

Sin ganas de comer 

Por qué se nos quita el hambre cuando nos rompen el corazón- Foto Pexels 

Esto no sólo causa que se te quiten las ganas de comer, también impide conciliar el sueño de forma habitual. No obstante, luego viene una especie de revancha, pues al principio no quieres comer y luego la comida chatarra se vuelve tu mejor aliada. Los expertos señalan que cuando alguien vive una ruptura que no esperaba, el cuerpo entra en modo de lucha o huida. 

Leer también: Cuáles son los tipos de relaciones de pareja

Esto quiere decir que activamos nuestro modo de supervivencia, así que el sistema nervioso decide que el hambre pasa a segundo plano. De hecho el proceso de digestión se vuelve más lento. Si a esto le agregamos el cambio repentino a nivel emocional, es posible que sientas que pierdes la razón. 

Entre tanto, el experto explicó a Vice: 

"Las áreas del cerebro a cargo de las emociones y el dolor emocional también [regulan] cómo comemos, nuestra necesidad de alimentos y lo que probamos" 

"Las áreas que se ocupan de estas funciones están muy juntas y pueden influir entre sí".

Esta es la razón por la que cuando tu estado de ánimo vuelve a la normalidad corremos a buscar alimentos ricos en grasa, de alguna manera buscamos compensar la falta de calorías. Por ello, la nieve, la pizza y las galletas se vuelven los favoritos.

Y bien, ¿te lo imaginabas?

0%
No 0%

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo sobre salud mental, alimentación, yoga, relax y más.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Relaciones