Relaciones

El infiel aunque suplique, se arrodille y llore; no cambia, mejora su estrategia 

¿Una persona que es infiel puede cambiar? La duda que le está quitando a muchas la vida, porque se quedan al lado de alguien que no vale la pena. 

Por Karen Villaseñor

- 21/11/2020 07:27

El infiel aunque suplique, se arrodille y llore; no cambia, mejora su estrategia  - null (Foto Pexels)

La infidelidad, la verdad es que sólo aquellos que hemos amado con el alma y con la esperanza de envejecer juntos, conocemos el amargo y duro dolor de una traición. Pero, ¿cambia? Un infiel aunque suplique, se arrodille y llore; no cambia, sólo mejora su estrategia, ¿vale la pena? 

¿Vale tu llanto? Los expertos comparan las emociones que experimentamos luego de que nos engañan, con los síntomas de estrés postraumático, no es fácil, es un encuentro forzado con tus más profundos pensamientos. De pronto el insomnio se vuelve parte de tus días, la incertidumbre es tu mejor compañía. 

El infiel no cambia, mejora su estrategia 

Hay vacíos que no se vuelven a llenar, es ese mentado jarrón roto, tal vez puedas unirlo de nuevo, pero las grietas se quedan ahí, dibujando aquella noche que terminaste llorando, las tantas veces que te sentiste poca cosa, los suspiros que quedaron atrapados entre la garganta y el pecho, no, un infiel no cambia. 

La verdad es que no creo en las segundas oportunidades, la mayoría de las personas sólo las piden para tomarte la medida, para que ames con más ganas y te cueste el doble dejar al infiel, en la próxima de sus aventuras. Sí, cada cabeza es un Universo, las razones por las que alguien termina en otros brazos, alcanzan para llenar un enorme pergamino, pero el dolor del traicionado, permanece. 

Cuesta y, mucho, hacerte la idea de que esa persona no lo volverá a hacer, de que las noches que no sepas donde está, no pase por tu mente los pensamientos más alocados. Y es que no puedes evitarlo, lo único puedes hacer es volver a confiar, abrir tu corazón, aún con grietas y esperar que no lo vuelvan a romper. 

Un infiel es capaz de todo, me ha tocado verlos a los ojos, llenos de lágrimas, con el rostro lleno de arrepentimiento y suplicando perdón. Me ha tocado ver a los ojos a un infiel que le dijo aquella mujer que era su todo, que nunca se había sentido tan mal, que haría lo que fuera por regresar el tiempo. 

El infiel aunque suplique, se arrodille y llore; no cambia, mejora su estrategia- Foto Pexels 

Pero sabes, sólo cambian su estrategia, porque claro, no estás acostumbrada a verlo derrotado, hecho pedazos, pero no confíes, porque un infiel manipulador es capaz de todo, menos de cerrar ciclos. El infiel es egoísta y cobarde, con la misma intensidad, no quiere ser juzgado pero sí perdonado. 

Yo también me enamoré de un infiel, yo también le creí, yo también la esperanza, pero un día cuando menos lo espere, cuando ni siquiera me fue infiel, con el corazón tranquilo y el alma contenta, decide decirle adiós. Porque no se vale acostumbrarse a un amor a medias, porque amar no es un juego y lastimar una y otra vez un corazón, menos…

¿Estás de acuerdo?

0%
No 0%

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo sobre salud mental, alimentación, yoga, relax y más.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Ranking

Más de Relaciones