Relax

La importancia de la humildad en la vida espiritual

La humildad es más que solo prudencia, es dejar de lado el yo para dar paso a un nosotros que permita otorgar un cambio en el mundo donde vivimos.

Por Esmeralda Villagómez

-

La importancia de la humildad en la vida espiritual (Pexels)

De todas las virtudes a la que el ser humano le da importancia son la inteligencia  y la fuerza, siendo que estos no son todos los que necesita para vivir. Una de las virtudes que ciertamente le falta al ser humano en la vida moderna, es el de la humildad. Por eso te hablamos de la importancia de este valor en la vida espiritual.

En su origen etimológico “humildad” proviene de la palabra en latín “humus” que significa "tierra", y la cual está presente también en "humano". Por eso podemos decir que la esencia del ser humano y cuanto ser viva y pise la tierra, es la humildad. No se trata de ir por la vida con la cabeza agachada, sino de prudencia.

Una visión moderna

En el ámbito de la espiritualidad cristiana, la humildad es sinónimo de la grandeza del espíritu. Entre los filósofos modernos, Simone Weil, una filósofa católica en el sentido universal, es quien, posiblemente más ha elogiado y dejado claro el significado de lo que es la humildad.

La humildad como parte del ser humano

Weil escribió en sus Cahiers que "la clave de la espiritualidad en las diversas ocupaciones temporales es la humildad". Así mismo explica que la humildad es el conocimiento de que uno ha nacido en tanto ser humano, y de manera más general en tanto criatura".

Leer también: Cómo podemos tener una sanación energética

Dejar de lado lo particular

Con esto se refiere que la persona que es humilde, expresa lo universal y no lo particular, y debe reconocer que su existencia es un regalo que viene de fuera. Coloquialmente hablando, en sus palabras indica que quien es humilde reconoce que él solo es uno más, por lo que se desprende del yo para vivir sin niveles.

Como signo de amor

La importancia de la humildad en la vida espiritual - Foto Pexels

La filósofa francesa también relaciona la humildad y la obediencia con la atención: "En el dominio de la inteligencia, la virtud de la humildad no es otra cosa que la atención". La humildad es siempre atenta, pues está libre de obsesionarse con el yo y corresponde como objetivo a otro.

Leer también: El arte de la bondad llena de luz a quien lo practica

Para Weil, la atención es una forma de amor o compasión, pues el amor así como la atención, es la capacidad de hacerse enteramente disponible al otro. Remarca específicamente que son pocas las personas capaces de realmente poner atención a las personas que viven en la miseria y en el infortunio.

De cierto modo, la humildad es un estado natural del alma, ya que quien la practica como parte de su espiritualidad deja ver todo de ella, librándose de pensamientos falsos pues solo así su corazón será uno con el mundo. Es por esto que Weil consideraba a las grandes obras de arte como expresiones de humildad, pues es esta la que permite acceder a lo universal, negando el yo.

‘La humildad consiste en saber que no hay ninguna fuente de energía en aquello que uno llama "yo" que permita elevarse.’ - Simone Weil

 

Y bien, ¿te consideras una persona humilde?

Si 0%
No 0%

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo sobre salud mental, alimentación, yoga, relax y más.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Relax